Ciclo de la Violencia (resumen del evento).

Durante los días 2, 9 y 16 de marzo, Puentes Humanistas (grupo abierto de debate Unamuno-Prim) llevó a cabo una serie de ponencias sobre la violencia y en una de ellas participó GenMad.

2 de marzo: El origen de la violencia de la pareja.

El Dr. Manuel Faraco, psiquiatra y psicoterapeuta, abordó el tema del origen de la violencia de la pareja, analizando la responsabilidad de cada uno de sus integrantes. Nos explicaba que hay una serie de parámetros a tener en cuenta en relación a la dependencia, como son la inseguridad (celos y control), la insensibilización progresiva, aislamiento multicausal o la falta gradual de libertad, entre otros. Concluyendo que las relaciones de maltrato tienen como base relaciones de dependencia.

9 de marzo: Reportaje “Lavado de cerebro”.

Se visionó el reportaje “Lavado de cerebro” en el que se aborda la paradoja noruega: país que presume de haber aplicado la Ideología de Género a nivel estructural en su sociedad y sin embargo las mujeres siguen decantándose por profesiones relacionadas con la atención directa a las personas (enfermería, magisterio) y los hombres por profesiones técnicas (construcción, ingenierías). En el reportaje, tratan de averiguar si es la naturaleza o la crianza lo que influye en cómo es la gente en la edad adulta. Se basa en diversas entrevistas con científicos noruegos y extranjeros que tienen posiciones diferentes sobre las influencias biológicas y sociales.

16 de marzo: Violencia más allá del género.

Cuca (vicepresidenta de GenMad) fue la ponente de la charla en la que por medio de diferentes disciplinas, acercó a los asistentes la complejidad que entraña la violencia, entendida ésta como una conducta biopsicosocial multicausal y por lo tanto, multifactorial, que su visibilidad está condicionada por los medios de comunicación, los cuales visibilizan, invisibilizan, silencian y desvían expresiones de la violencia. Además de explicar la distinción crucial entre la violencia real y sus percepciones y representaciones, a través de los diferentes actores de la misma (víctimas, victimarios y testigos).

Explicaba, por medio de su panóptico de la violencia, que los medios de comunicación actúan como el ojo del Gran Hermano. Cuando éstos visibilizan las culturas de las violencias (patrones, instituciones, por medio de las cuales se legitima o no la violencia) aparecen tipologías como la violencia clasista, sexista, racista o juvenil, entre otras; mientras que cuando visibilizan las violencias de las culturas (espacios, instituciones socioculturales, en los que en principio no debería haber violencia) se muestran tipologías como la violencia política y estructural (violencia policial, terrorista) o la violencia cotidiana y simbólica (violencia sexual, verbal).

También comentó cómo lo que se considera un acto pacífico desde una perspectiva desde la oposición se entendía como un acto violento o cómo a través de la historia se modifica la visión, la legitimidad de la violencia, hasta hoy en día, o qué es el circuito de la violencia.  Terminó su ponencia dejando en el aire cuestiones como las siguientes:

  • ¿El auge de la violencia no estará teniendo como consecuencia colateral un sobredimensionamiento de los aspectos violentos de las sociedades?
  • ¿Las penas muy severas son ineficaces?
  • ¿Por qué no hay más iniciativas para prevenir la violencia?
  • ¿La violencia engendra violencia?
  • ¿Los medios de comunicación son síntoma o causa?
  • ¿Por qué en España sólo se habla de la mal denominada violencia de género?

Con las que se abrió un debate en el que participaron todos los asistentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *