¿Cómo afectó la «perspectiva de género» al caso Sergio?

El TSJA ha dado con la clave: el juzgado de Violencia sobre la mujer actuó con diligencia. ¡Claro! El problema es que esto no era un asunto de Viogen.
Fíjense que presta atención a que la mujer fuese o no maltratada (y que lo hicieron muy bien), pero pasa de soslayo por el hecho de que los maltratados eran padre e hijo. Y éste, finalmente asesinado por la madre. Muchos os preguntaréis que cómo se ha podido llegar a esto. 
La respuesta es sencilla cuando se conoce lo que está ocurriendo en servicios sociales y fiscalía: debido a la, bajo mi punto de vista, excesiva sensibilización en violencia sobre la mujer, tanto los unos como los otros, se han “olvidado” de que también existe la posibilidad de que la mujer maltrate. A su pareja o a sus hijos. Unos por necedad, otros por fanatismo, otros por intereses (económicos, ascensos, etc), otros por miedo a ir contra la corriente imperante (totalitarismo de género).
El caso es que una madre ha maltratado de manera continuada a su hijo, hasta acabar matándolo. Los vecinos y la familia sabían lo que ocurría. Recurrieron a los servicios sociales y a fiscalía de menores. Y, parece que TODOS sabían lo que pasaba, pero quienes tenían el DEBER de actuar DE INMEDIATO (servicios sociales y fiscalía), al no tratarse de un asunto de violencia sobre la mujer, parece que “se durmieron en los laureles” con el trágico resultado de la muerte de este angelito.
Y yo me pregunto, estrictamente en lo que a este caso concierne: ¿podrán volver a dormir en paz quienes, probablemente, incurrieron en dejación de funciones? ¿Se va a abrir una investigación SERIA contra guardia civil, servicios sociales y fiscalía? 
Y, en general, me pregunto: ¿Aún no son conscientes los políticos y TODAS y cada una de las instituciones, asociaciones, fundaciones, centros de la mujer, etc. que han promovido la INSENSIBILIZACIÓN contra el maltrato al hombre o niños (sólo si lo inflige la madre), de que mirar sólo hacia un lado (perspectiva de género, LICVG y cualquier otra medida con sesgo de género) ha generado más daño que beneficio? ¿Por qué no se estudia (o nos informan) la causalidad en el suicidio de hombres en proceso de divorcio?
¿Por qué, en no pocos casos, se aparta al padre de los niños cuando, en realidad, la maltratadora (de padre e hijos) es la madre? ¿Son conscientes de que están dejando en manos de la maltratadora a los niños, arrebatando la posibilidad al padre de protegerlos de su verdugo? 
¿Es ésta la igualdad y la justicia que reclaman las del #8M para nuestros ciudadanos? ¿Son conscientes nuestros políticos que esos niños el día de mañana serán adultos con serios problemas psicológicos y físicos (por somatización)? 
Nos hemos pasado de la raya 100 pueblos. Creo que hace falta, con toda urgencia, una campaña de concienciación con perspectiva de imparcialidad y neutralidad. Y, también creo que hace falta eliminar todo tipo de institución con sesgo o perspectiva de género. 
¿Por qué? Porque creo que es una ideología que ha creado en la sociedad española miedo, crispación, injusticia, sufrimiento (muchísimo), odio, sed de venganza histórica e irracional contra los hombres, oportunismo (esos personajes que se erigen en salvadores/as de las mujeres) 
Y un sinfín de razones más que nos han llevado a que se suiciden hombres, suban los niveles de violencia en la familia de manera transversal y, en el peor de los casos, acaben matando, él o ella, a su pareja o hijos. 
Por ello, venimos reclamando desde hace casi una década, una ley de violencia intrafamiliar, ya que 👇

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.