Denuncias por violencia de género y confinamiento por Covid-19

Ya no saben qué hacer para que no se note lo evidente: que, según la noticia que pondré más abajo, las denuncias por Viogen se han reducido en un 70% durante el confinamiento (y seguirán reduciéndose)

La noticia de la espectacular bajada de denuncias:

https://diario16.com/las-denuncias-de-violencia-machista-caen-espectacularmente-hasta-un-70-en-solo-20-dias-desde-que-se-decreto-el-estado-de-alarma/

¿Por qué creen que se está produciendo este fenómeno? Nosotros lo tenemos bastante claro: no hay demandas civiles de divorcio, separación o modificación de medidas. Y, tal y como me dijo cierta persona del mundo judicial “no utilizas el destornillador, si no hay tornillo suelto”
Las mujeres que están asfixiadas en casa con su maltratador, están casi igual que cuando no hay confinamiento. El problema de no querer denunciar lo tenían antes y lo siguen teniendo ahora.
Lo que les impide denunciar es el trastorno de dependencia emocional, unido al síndrome de Estocolmo (en el caso de que lleven mucho tiempo de maltrato psicológico o poco pero muy intenso).
El primero se suele tener previo a la relación o, en casos de relaciones con psicópatas, narcisistas malignos, etc. se suele desarrollar en la relación. El segundo se desarrolla a través del maltrato. Esto aplica a hombres y mujeres maltratados.
Las mujeres u hombres maltratados por sus parejas (más ellas que ellos, debido a la sensibilización social y de los servicios asistenciales), con confinamiento o sin él, pueden pedir ayuda. No tienen a su maltratador/a las 24h encima. Uno de los dos va al baño, a la compra, etc.
Es en ese momento, si la mujer maltratada está psicológicamente preparada para hacerlo, llamará para pedir ayuda. El maltratador saldrá de la casa de inmediato. Se le pondrá una orden de alejamiento si hay base suficiente. También tiene la opción de la casa de acogida.
Pero me preocupan más los hombres y niños maltratados. Los primeros tienen un problema serio: no les cree la policía o, si les creen les mandan de vuelta a casa a solventar “sus problemas” con su mujer, tal y como se hacía con las mujeres en los años 80 y anteriores.

Y, en el peor de los casos, les dicen que, como denuncie, tendrán que hablar con su mujer y, si ella decide contra denunciar, el que saldrá detenido será él (muy lógico todo 😰).

Pero, en todo esto, quienes más me preocupan son los niños. Esos niños que, aunque pidan ayuda (os dejaré más abajo el caso de Sergio, el niño presuntamente asesinado por su madre), no se les tiene en cuenta, como fue el caso de Sergio.
Por otro lado y a colación de la resolución en este BOE, el gobierno debería hacer público el nivel de ocupación a fecha de hoy, de todas y cada una de las casas de acogida para mujeres maltratadas
Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.